Y HABLANDO DE LA REFORMA ENERGÉTICA

0

“La expropiación petrolera efectuada en 1938 por el presidente Lázaro Cárdenas, cuando la decretó, recurrió a un discurso nacionalista relacionado con el rescate de los recursos naturales a favor del pueblo de México y en contra de los extranjeros que por años lo habían humillado.

La remembranza es significativa porque en los intentos anteriores que pretendieron reformar a Pemex, el discurso empleado para oponerse a modificar el marco legal fue el aportado por Lázaro Cárdenas cuando manifestó que el petróleo era patrimonio de todos los mexicanos y, en función de este planteamiento, el discurso de la oposición se ha politizado en términos ideológicos siendo, en la retórica, traidores a la patria los que proponen cualquier cambio que abra oportunidades de participación al capital privado”…

Hasta aquí, uno podría pensar que efectivamente “el petróleo era (y debería ser) patrimonio de los mexicanos”. Pero, como decía mi abuela, aquí es donde la puerca torció el rabo.
El ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, tuvo la suerte más grande del mundo cuando su padre el general Cárdenas, nacionalizó el petróleo, y le dejo como herencia que un centavo de dólar de cada barril que se sacara de los yacimientos mexicanos a partir de 1938, pasara a la cuenta personal del ingeniero hasta que este muriera, esto hace ya 75 años y se han extraído millones de millones de barriles. ¿Cuántos millones de centavos de dólar habrá reunido el ingeniero Cárdenas en estos últimos 27,400 días? Y él como el buen whiskey, sigue tan campante.

01 de Marzo de 2013. Boletín No. 28 Hora de publicación: 12:25

Durante el primer mes del año, PEMEX obtuvo de sus campos terrestres y marinos un promedio de producción de petróleo crudo de dos millones 562 mil barriles por día, volumen 1.6 por ciento mayor al obtenido en enero de 2012.

http://www.pemex.com/?action=news&sectionid=8&catid=40&contentid=28191
El ingeniero Cárdenas es un enemigo del neoliberalismo, se pronuncia a favor de una política social más fuerte, que ayude sobre todo a las clases sociales bajas, los discapacitados, el apoyo del gobierno a la cultura y el control por parte del Estado de los sectores estratégicos, en especial los energéticos. También se declara por la austeridad y la honradez en la burocracia, el laicismo y la soberanía del país…

Obtuvo su título de ingeniero civil por la Escuela Nacional de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en 1957, además de cursar algunos estudios en Francia (fue residente de la Ciudad Universitaria de París) e Italia. Inmediatamente después de terminar su carrera, se dedicó a las actividades profesionales de su especialidad: Desarrollo Regional y Planeación.

Y esto lo escribo porque nunca había sabido que tipo de ingeniero era ni a que se había dedicado en su vida de trabajador asalariado. Hasta volverse “político de carrera”.

“Para dar a conocer la iniciativa de reforma energética de Peña Nieto, se filtró a los medios que estaría sustentada en el marco legal que había promulgado en 1940 Lázaro Cárdenas, con lo que se pensó en neutralizar a la oposición debido a que en aquella ley reglamentaria se autorizaba la participación del capital privado en las actividades de exploración y explotación y se mencionaba la posibilidad de realizar actividades de riesgo compartido entre Pemex y la empresa privada, la única limitación en aquella legislación es que la participación empresarial estaba reservada sólo para los mexicanos”.

…”SUEÑA EL REY QUE ES REY, Y VIVE CON ESTE ENGAÑO MANDANDO, DISPONIENDO Y GOBERNANDO; Y ESTE APLAUSO, QUE RECIBE PRESTADO, EN EL VIENTO ESCRIBE Y EN CENIZAS LE CONVIERTE  LA MUERTE (¡DESDICHA FUERTE!)”(…)

Hace ya algunos años, 1989 para ser preciso, me dieron el encargo de realizar “tercerías” a pacientes de Pemex, que los habían atendido en los hospitales de la institución y los calificaron mal para efectos de jubilación y pensiones, fueron atendidos por otros médicos particulares para corroborar los diagnósticos y resultaba que estaban totalmente opuestos. Así es que consideró la gerencia médica que debería haber un “médico tercero” que diera una opinión definitiva. El resultado fue que tanto a los médicos de Pemex como a los particulares, les demostré que muchos de sus diagnósticos y tratamientos realizados, incluyendo cirugías estaban, mal sustentados y tratados. Les gané a todos y puse en evidencia la calidad médica de unos y otros. Y la mala entraña de quienes me pidieron la ayuda, pues nunca me pagaron ninguna “tercería”; a pesar de mi labor médica realizada. Al día de hoy han de estar bien colocados y forrados de dinero, pero eso ni me interesa. Como decía también mi abuela. “Hay un Dios que todo ve, hijo”.

…”SUEÑA EL RICO EN SU RIQUEZA, QUE MÁS CUIDADOS LE OFRECE; SUEÑA EL POBRE QUE PADECE SU MISERIA Y SU POBREZA”… (…)

Pero lo importante es que si un centavo de dólar se proporcionara a la ayuda de los jóvenes, desde hace muchos sexenios, estarían en otra situación. Pero no solamente jóvenes, niños de la calle, ancianos, desprotegidos sociales. No que se les diera en monedas, sino en ayudas de alimentación, escuelas de todos los niveles, campos de trabajo.
Pero este comentario viene a colación porque cuando iba yo a recoger el expediente de cada paciente al que tenía que hacer el estudio médico; me citaban en diferentes oficinas fuera de las instalaciones de Pemex (Palmas, Las Lomas), lujosas, estaban adornadas sus paredes con cuadros de pozos petroleros, buque tanques, instalaciones, tuberías, etc. Atendidas por “bellas damitas” destilando aroma a mujer bonita. Unos muebles de primera línea. Y alguna que otra vez preguntaba, ¿Cómo era posible que fueran compañías particulares, y al mismo tiempo eran de Pemex? La pregunta tenía una respuesta sencilla, la paraestatal tenía una privatización desde hacía muchos, pero muchos años. Y si lo vemos así, no es malo el hecho de que haya capital privado en una compañía, para hacerla más grande y productiva. No, lo malo era y sigue siendo que mucho del dinero que se genera va a parar a manos nacionales y extranjeras, que regulan el precio de los combustibles. ¡Petróleo divino tesoro” Y nos siguen dando atole con el dedo de que el “petróleo es de los mexicanos y que nunca, se venderá la empresa a intereses mezquinos”. Y que “traidores a la patria serán los que propongan cualquier cambio que abra oportunidades de participación al capital privado”.
La pregunta sería ¿a cuál capital privado se referirán? Al de las grandes compañías, consorcios, empresas, monopolios, o, ¿al capital que pudiéramos reunir mi compadre, mi vecino, los de la fábrica, los de la oficina, para ser socios de Pemex? Adivina, adivinador.
Porque sería extraordinario que entre mexicanos proletarios pudiéramos reunir un capital “privado” y comprar una o varias acciones corporativas de Pemex y entonces sí, seríamos “socios pemexsianos” y ganaríamos aunque sea “un centavo de dólar por cada barril de petróleo” que se sacara del subsuelo terrenal o submarino. Entonces sí “el petróleo sería nuestro”. ¿Se imaginan esa transformación? Que materialmente todos los mexicanos pudiéramos “entrarle con nuestro guardadito” para participar de las multimillonarias ganancias que tiene Pemex. Yo en lo particular, no quisiera que me regalaran la gasolina o el gas que utilizo en el auto o casa, no; pero si que me dijeran: “como socio corporativo de Pemex tendrá el precio de los energéticos fijo durante los próximos diez años” al cabo de los cuales se hará una revisión y comparación mundial y llegaremos a nuevos acuerdos comerciales… “iniciativa que marcará una nueva etapa en la política comercial del país, en la cual se buscará obtener el mayor provecho de los acuerdos y lograr un incremento de exportaciones de bienes y servicios con valor agregado”. ¡Entonces, sí le entramos todos!

¿Pero, quién quisiera vender, vender a Pemex? Pues todos los políticos tranzas, rateros, fraudulentos, tramposos, chapuceros, engañadores, corruptos, defraudadores, trácalas. ¿Habrá alguien así en cualquiera de las cámaras, quién sabe? Pero si de pronto se pudiera vender.

¿Quién querría comprar a una compañía corrupta, endeudada, con números en rojo, demandada por contaminación y muerte, manejada por un sindicato demoniaco que vende plazas, vende votos, saboteada, robada por muchos de sus trabajadores, una empresa prostituida, manoseada? ¿Quién la compraría?
Aunque quizá la pregunta no sería ¿quién la compraría? sino ¿los truhanes que mueven los hilos de la paraestatal, dejarían que la vendieran? Obviamente ¡que no!

Algún día cuando haya en el gobierno mexicano un grupo de hombres honestos, justos, equitativos, responsables; no digo que todos los que integren el gobierno tendrían que tener estas características, eso sería demasiado exigente; un grupo solamente pido. Tal vez se logren cosas interesantes y buenas para este México tan rico y tan hermoso. Como decía mi suegro es tan enormemente rico, que cada seis años, hace millonarios y multimillonarios a muchos que ni siquiera saben leer ni escribir.

Por lo que yo, como simple mexicano, dueño coparticipe del petróleo, me pronuncio para que “en los próximos meses, Pemex tenga una presencia mucho más fuerte en varias ciudades del país, donde llegará el Autobús de la Modernidad Petrolera (El AMP). Este vehículo les permitirá a los ciudadanos conocer cómo es vivir en un país moderno, con una economía que crece, que crea empleos de calidad, y que beneficia, sobre todo, a los más vulnerables, y todo debido al petróleo que es de todos los mexicanos. Ahí los ciudadanos podrán hacer preguntas, y encontrar las respuestas que les permitan constituir empresas y obtener créditos para potenciar las ya existentes; ya que Pemex se haría cargo de préstamos para financiarlos y con esto sumarse a la transformación productiva en que está empeñado el sector petrolero; llegar a los mercados internacionales; modernizar y dinamizar las empresas particulares que tiene Pemex y conocer sus derechos como consumidores”.

“YO SUEÑO QUE ESTOY AQUÍ, DE ESTAS PRISIONES CARGADO;
Y SOÑÉ QUE EN OTRO ESTADO MÁS LISONJERO ME VI.
¿QUÉ ES LA VIDA? UN FRENESÍ.
¿QUÉ ES LA VIDA? UNA ILUSIÓN,
UNA SOMBRA, UNA FICCIÓN,
Y EL MAYOR BIEN ES PEQUEÑO;
QUE TODA LA VIDA ES SUEÑO,
Y LOS SUEÑOS, SUEÑOS SON”. PEDRO CALDERÓN DE LA BARCA.

You might also like More from author

Leave A Reply