El Tromboembolismo se define como “Cualquier evento tromboembólico que ocurre en el sistema venoso, incluida la T (TVP) y el Trombo Embolismo Pulmonar (TEP). Desde el punto de vista epidemiológico el Tromboembolismo Pulmonar es responsable de más de 50.000 muertes al año en los Estados Unidos, y como se estima que alrededor del 10% de todos los Tromboembolismos Pulmonares son causa de muerte, la incidencia de Tromboembolismo Pulmonar no fatal podría ser más de 500.000 episodios al año.

En estudios de necropsia, en un 25 – 30% se ha detectado evidencia de embolia antigua o reciente, que aumenta a 60% con técnicas especiales. El Comité Mexicano de Hemostasia y Trombosis reporta que en México existen 140mil casos/año, de los cuales 90mil llegan a ser fatales, esto es el 64%, la cifra es importante. Aunque sabemos que aproximadamente el 73% de los casos de TEP se diagnostican en autopsias, sin que el médico tratante sospeche la presencia de este, antes de que ocurra el evento.
En México también, en un recuento entre hombres y mujeres que han muerto por diversas enfermedades, entre ellas enfermedades del corazón, pulmonares obstructivas crónicas, neumonía, bronquitis, septicemias, en 2008, se consideraron 192 152 muertes. ¿Cuántos de estos fallecimientos ocurrieron por TEP?
El Trombo Embolismo Pulmonar (TEP) se define como “Una obstrucción total o parcial de las arterias pulmonares, confirmada radiológicamente y que es suficiente para causar síntomas”. En la población general, el TEP se presenta con una frecuencia de 1 a 1.8 casos por 1.000 habitantes por año. En la enfermedad tromboembólica, que incluye al TEP, parece haber un estado crónico, heredado, de hipercoagulabilidad (tendencia a que la sangre se coagule más rápido), de origen genético, debido a una o varias causas. El evento tromboembólico es desencadenado por factores que tienden a provocar trombos adquiridos que pueden ser transitorios como en los accidentes (traumas), las cirugías o por otros factores persistentes.

SÍNTOMAS CLÍNICOS DE TEP: SÍNTOMAS RESPIRATORIOS

1. Disnea y empeoramiento progresivo de la respiración.
2. Dolor Pleurítico (Es un dolor como la punta de puñal) localizado en la pared del pecho, que aumenta al respirar y que la persona generalmente localiza señalándolo con la punta del dedo. Es desencadenado por estornudos, tos, respiración profunda y movimientos del pecho.
3. Dolor torácico (puede ser en todo el tórax)
4. Hemoptisis (tosidos arrojando sangre)
5. Necesidad de colocar oxígeno con cánula intranasal
Manifestaciones clínicas en TEP clásico
1. Tres o más puntos respiratorios
2. Frecuencia Cardíaca mayor de 90 latidos por minuto
3. Síntomas en miembros inferiores
4. Febrícula (37.0 a 37.6 grados C)
5. Radiografías de tórax sugerentes de puntilleo u opacidades.

FACTORES DE RIESGO PARA TEP

1. Cirugía en los últimos tres meses que haya durado una hora o más
2. Inmovilidad de más de tres días en el último mes.
3. TVP ó TEP previo
4. Fractura o inmovilización de uno o los dos miembros inferiores, en los últimos tres meses.
5. Historia familiar de TEP ó TVP (en dos o más familiares de 1er grado).
6. Cáncer, diagnosticado con menos de 6 meses de evolución
7. Periodo Postparto
8. Parálisis de Miembros inferiores.
9. Viajes transcontinentales (12 a 18 horas) en las dos últimas semanas.
10. Obesidad
11. Edad aumentada
12. Toma de estrógenos
13. Insuficiencia venosa crónica de extremidades inferiores

El paciente con síntomas Severos es aquel que, además de lo descrito en casos típicos, tiene hipotensión (menos de 100mm/Hg), Taquicardia (más de 100 latidos por minuto), Falla derecha, Síncope y/o Electrocardiograma alterado.
En el paciente consciente existe una gama de manifestaciones clínicas, que van desde el paciente asintomático ó que refiriere una ligera disnea, que evoluciona hacia la taquipnea (aumento de las respiraciones), dolor torácico, sensación de falta de aire, hipoventilación, sibilancias hasta llegar a la forma más grave que es el TEP y la falla del corazón. Desafortunadamente, esta presentación puede ser no sólo la primera manifestación sino la última sobreviniendo la muerte durante los primeros 30 minutos del evento. La mortalidad calculada después de un evento tromboembólico oscila entre un 15% a un 17%, y puede prolongarse hasta los tres meses.