¿Qué es la homeostasis?

1

 

Se conoce como homeostasis al conjunto de fenómenos de autorregulación, que permiten el mantenimiento de una relativa constancia en la composición y propiedades del medio interno de un organismo. El término homeostasis es de origen griego “homoios” que significa “mismo o similar” y “estasis” que expresa “estabilidad”.

 Como tal, la homeostasis es la capacidad del organismo para presentar una situación físico-química característica y constante dentro de ciertos límites, incluso frente a alteraciones o cambios impuestos por el entorno o el medio ambiente. Para ello, el cuerpo o el organismo moviliza los diferentes sistemas (de autorregulación), como el sistema nervioso central, el sistema endocrino, el sistema excretor, el sistema circulatorio, el sistema respiratorio, etc., para mantener constantes las condiciones de la vida.

En el año 1859, el fisiólogo francés Claude Bernard, expreso que todos los mecanismos vitales, por más variados que sean, no tienen otro objetivo más allá, que el de mantener las condiciones de estabilidad del medio interno.

 El término homeostasis fue acuñado por el fisiólogo estadounidense Walter Bradford Cannon, en el año 1929, él no se refería a una situación estática, sino a algo que varía dentro de límites justos y precisos. En relación a ello, la Fisiología se centra, la mayor parte en estudiar y analizar los límites de variación y los mecanismos de regulación.

La homeostasis, en extensión, hace referencia a la característica de cualquier sistema, ya sea abierto o cerrado, que le permite regular el ambiente interno para mantener una condición estable.

Homeostasis del Metabolismo celular

La composición química del medio interno no debe sufrir alteraciones y tiene que mantenerse sin cambios. Por lo tanto, los productos resultantes recién formados después del metabolismo celular: bióxido de carbono – CO2, urea, amoniaco, ácido úrico, uratos, creatinina, etc., deben ser desechados inmediatamente. Esta expulsión se hace por los pulmones (CO²), por las glándulas sudoríparas y sebáceas, pero principalmente por los riñones.

Para el mantenimiento de la homeostasis del organismo las células de los diferentes tejidos deben regular estrechamente la proliferación, la diferenciación, la supervivencia y la territorialidad. El exceso de proliferación, la falta de diferenciación, la supervivencia excesiva y la pérdida de territorialidad, con capacidad de invadir territorios vecinos o colonizar tejidos distantes, son características de los tumores malignos, que acaban con la homeostasis del organismo. Para mantener la homeostasis sistémica, resulta pues necesario preservar la homeostasis celular (Figura 1).

 

sistema-endocrino-2Gracias a los mecanismos de senescencia (envejecimiento) y de apoptosis (muerte celular) se evita la formación de tumores pero se disminuye el número de células. El mantenimiento de la homeostasis requiere reemplazar las células perdidas activando los mecanismos de regeneración. Las células madre son responsables de la regeneración de los tejidos (estas células son particularmente resistentes a las agresiones) y son capaces de neutralizar agentes genotóxicos (generadores de toxinas) y de expulsarlos fuera de la células; poseen además eficientes mecanismos de reparación y son muy resistentes a la apoptosis.

Las células madre de los diferentes tejidos responden a las demandas fisiológicas con mecanismos de regeneración. El ejercicio, por ejemplo, aumenta el número de determinadas células madre neurales y aumenta la capacidad de aprendizaje y la memoria. La neurogénesis en respuesta al ejercicio puede estar mediada por múltiples factores, entre ellos la hormona del crecimiento y el IGF1 (factor de crecimiento similar a la insulina) cuya expresión aumenta con el ejercicio.

Asimismo, en el ámbito de la administración de una empresa, esta se comporta de forma homeostática ya que debe de cambiar su conducta cada vez que se presente nuevas modalidades en el mercado, con el fin de mantenerse y seguir dentro de la competición.

Del mismo modo, la homeostasis ecológica se caracteriza por el equilibrio dinámico que existe entre las comunidades naturales y su medio, y cuando este equilibrio desaparece por diversas causas como: inundaciones, incendios, sequías, terremotos, entre otros, la capacidad de homeostasis desaparece generando un desequilibrio ecológico.

 

 

Temperatura corporal

 La temperatura corporal permite evaluar la eficiencia de la regulación térmica que se presenta en el cuerpo humano en función de los cambios en la temperatura ambiental y la intensidad de la actividad realizada mientras que la temperatura periférica (piel, mucosas, músculos, extremidades, etc.) es variable.

La temperatura normal del cuerpo de una persona varía dependiendo de su género, su actividad reciente, el consumo de alimentos y líquidos, la hora del día y, en las mujeres, de la fase del ciclo menstrual en la que se encuentren.

Normas generales de la temperatura:

  1. La temperatura corporal normal de los humanos adultos varía entre los 36,5 y 37,0.
  2. Hipotermia, cuando la temperatura es inferior a los 36 o menos.
  3. Febrícula, cuando la temperatura está entre 37,1-37,9.
  4. Hipertermia o fiebre, cuando la temperatura es igual o superior a 38.
  5. Hay varios factores que afectan a la temperatura corporal que pueden modificar en algunas décimas la temperatura, pero en este caso la temperatura corporal inferior a 35 grados es totalmente alarmante.
  6. En personas con un grado de obesidad evidente, la temperatura tiende a elevarse.
  7. A la edad de 70-75 años la temperatura baja 2 grados en promedio, de la temperatura que se tenía alrededor de los 35 años de edad y en pacientes enfermos en cama, varía también.

Factores externos que pueden hacer variar nuestra temperatura corporal:

  1. La capacidad del sujeto al calor conocida como aclimatación.
  2. El grado de humedad atmosférica (a más humedad, aumenta la dificultad para absorber la sudoración producida)
  3. La vestimenta (son más absorbentes de calor las ropas oscuras y gruesas)
  4. La existencia de enfermedades que dificultan la sudoración: diabetes, alteraciones cardíacas, pulmonares y renales.
  5. Enfermedades que causan aumento de la producción de calor: infecciones, hipertiroidismo y aquellas que se acompañan de fiebre.
  6. Consumo de ciertos fármacos: sedantes, anfetaminas y antidepresivos fundamentalmente.
  7. Psicopatías y estados de etilismo agudo o crónico que disminuyen la tolerancia al calor excesivo. [2]

La temperatura corporal es una medida de la capacidad del organismo de generar y eliminar calor. El cuerpo es muy eficiente para mantener su temperatura dentro de límites seguros, incluso cuando la temperatura exterior cambia mucho; cuando usted tiene mucho calor, los vasos sanguíneos en la piel se dilatan para transportar el exceso de calor a la superficie de la piel y es posible que empiece a sudar a medida que el sudor se evapora, esto ayuda a enfriar su cuerpo; cuando tiene demasiado frío, los vasos sanguíneos se contraen esto reduce el flujo de sangre a la piel para conservar el calor corporal tal vez empiece a tiritar, cuando los músculos tiemblan de esta manera ayudan a generar más calor.

 

Si esta comparamos la homeostasis y la temperatura corporal con una situación económica-política-social que “sufre y padece” nuestro país y volviendo a la definición dada tenemos que:

“La homeostasis es la capacidad del país para presentar una situación socio económica característica y constante dentro de ciertos límites, incluso frente a alteraciones o cambios impuestos por el entorno o el medio ambiente (internacional). Para ello, el organismo (el país o el estado) moviliza los diferentes sistemas (autorregulación), tales como el sistema nervioso central (ejecutivo), el sistema endócrino (judicial), el sistema (excretor) legislativo, el sistema circulatorio (económico), el sistema respiratorio (educación), etc., para mantener constante las condiciones de la vida.”

 Volviendo a repetir que: La homeostasis, en extensión, hace referencia a la característica de cualquier sistema, ya sea abierto o cerrado, que le permite regular el ambiente interno para mantener una condición estable.

 

Cuando se habla de inflación ¿qué significa?

Del latín inflatio, el término inflación hace referencia a la acción y efecto de inflar. La utilización más habitual del concepto tiene un sentido económico: la inflación es, en este caso, la elevación sostenida de los precios que tiene efectos negativos para la economía de un país.[3]

¿Alguien recuerda cuanto costaba el diario Excélsior hace 40 años? Algo así como dos pesos; hoy su precio es de 10 pesos; pero, si le agregamos los “tres ceros” que el gobierno le quito al valor del peso hace algunos años, el costo actual sería de 10 mil pesos. Este incremento en los precios a lo largo del tiempo es lo que se entiende por inflación.

La inflación se produce cuando existe un desajuste entre la oferta y la demanda de un bien o, en un lenguaje más sencillo, cuando existe un mayor número de clientes que quieren consumir un producto, entendamos por producto un bien o servicio, y el vendedor no tiene capacidad de abastecerlos a todos. La consecuencia es que existe una demanda insatisfecha, es decir, que hay clientes que no pueden tener acceso a un producto a pesar de estar dispuestos a pagar por él.

La solución por parte del vendedor es: incrementar el precio del producto, así menos consumidores podrán comprarlo y el vendedor podrá satisfacer el 100% de la demanda, con un efecto secundario, incremento de sus beneficios.

Cuando ocurre este proceso en forma masiva, parece que se produce el encarecimiento del costo de la vida, pero, como veremos a continuación, la mayoría de las veces se produce una espiral infinita casi imposible de romper.

Como consecuencia de la subida de precios se producen dos efectos:

  • 1) Los vendedores incrementan su beneficio, algunos de ellos deciden destinar estos mayores ingresos en ampliar sus gastos (vacaciones, un coche nuevo, un departamento, etc.), lo que aumenta el consumo de estos productos y produce un nuevo desajuste entre oferta y la demanda, aunque a pequeña escala.
  • 2) El resto de ciudadanos observa que, con la primera subida de precios, ha perdido capacidad de compra, o lo que se conoce como pérdida de poder adquisitivo. Los trabajadores reclamarán aumento de sueldo y, por muy bajo que sea lo viable de estas reclamaciones, se volverá a producir un incremento en los ingresos (en países como el nuestro esta parte del proceso es más marcada, ya que los incrementos salariales están ligados a las subidas de precios), lo que desemboca en un mayor gasto por parte de los ciudadanos y en un nuevo desajuste en la oferta y la demanda, esta vez a mayor escala.

Estos dos efectos unidos vuelven a producir un nuevo aumento de precios, lo que cierra el espiral de la inflación.

La mayoría de las veces este proceso se ve acelerado por el incremento en el préstamo financiero, es decir, los bancos otorgan más crédito a un mayor número de personas, con el dinero de esos créditos se incrementa la demanda y acelera la inflación.

Los grandes perjudicados en esta situación son los ahorradores, ya que poco a poco ven como su patrimonio va perdiendo valor. Como ejemplo práctico pensemos, en un ahorrador de hace 30 años cuyo patrimonio hubiera sido de 1 millón de pesos, en 1985 podíamos haber considerado a esta persona como acaudalada, pero en la actualidad difícilmente podría pagar el 100% del precio de una casa en la ciudad de México, por ejemplo en la colonia Narvarte, en donde están por arriba de los cinco millones.

Cuando leemos los reportajes económicos podemos encontrar artículos en los que se hace referencia al concepto de inflación pero con distintas denominaciones, algunas de estas son: Incremento del IPC (índice de precios de consumo), incremento del costo de la vida, alza de precios, especulación de productores o distribuidores, patrones explotadores, etc. etc., pero ¿esto es verdad?.

La inflación puede estar provocada por múltiples factores, pero los más destacables son la inflación de demanda y la inflación de costos.

La inflación de demanda sucede cuando la demanda de un bien sube más rápido que la oferta, y el sector productivo no se puede adaptar con rapidez.

La inflación de costos sucede cuando los costos de la producción suben, por ejemplo el encarecimiento de las materias primas, y las empresas mantienen sus márgenes mediante un aumento del precio de sus productos. A veces se habla también de una inflación estructural, que se produce cuando se entra en una espiral de subir precios, subir salarios, subir precios, subir salarios, etc., de la que es muy difícil salir (y en eso los mexicanos somos expertos).

Hay que bajar los precios de los productos, bienes, servicios, no aumentar los salarios. Así, lo que ganemos alcanzará para comprar más de lo que necesitamos o requerimos.

¿Pero quién quiere disminuir los precios? Pues ningún empresario mexicano, ni arrendador, ni comerciante, ni productor, nadie (de eso estoy seguro).

Ahora véanlo así, sí lo comparamos con un cuerpo humano que tenga fiebre lo mejor sería que hiciéramos lo posible para provocarle más fiebre (aumentar) más cobijas, tenerlo al rayo del sol, para que convulsione y muera. Si sufre de una infección entonces aumentar los factores que aumenten la infección, así viene un aumento de la temperatura corporal, fallan varios sistemas y el colapso es inminente. Si hay un problema renal como una insuficiencia renal crónica, vamos a darle (aumentar) al organismo factores, sustancias, soluciones específicas para que entre en una necrosis tubular y que muera rápido. Es aumentar, aumentar, aumentar lo que sea.

Es por ello que cuando hay inflación en un país, sobretodo provocada por el aumento de las materias primas, se oyen recomendaciones de tener moderación salarial. Si los sueldos suben, los costos de las empresas también, y repercutirán dichos incrementos en los precios finales, con lo que se volverán a subir los sueldos… Puede incluso que la elevación en precio de las materias primas haya pasado y el país se quede encerrado en esa espiral de inflación.

Ningún administrador, ni contador o alguien con el conocimiento suficiente en el campo de finanzas, impuestos, salarios, bienes, servicios y menos los políticos, personas con maestrías y doctorados encargados de empresas, consorcios, monopolios, gobiernos estatales y menos el secretario de Hacienda, nadie dice nada al respecto (probablemente el que está equivocado sea yo, y lo peor es que todavía no me doy cuenta).

Pero todo esto que hemos leído, tanto de la situación normal de un organismo humano vivo, como de la cuestión inflacionaria, se relacionan estrechamente, casi íntimamente entre ambas.

Veamos, la fisiología del organismo y su temperatura tienen que estar en ciertos límites “normales”, esto quiere decir, que podrían elevarse algunas variables o descender según sea el caso; pero esto nos diría de que el organismo “está vivo, se está moviendo”, podría elevarse la temperatura unas décimas de grado junto con la frecuencia cardiaca y respiratoria, pero si vemos a un individuo corriendo bajo el rayo del sol, estos fenómenos son absolutamente normales.

Al contrario, otro individuo que está en reposo físico, pero trabajando con su computadora, haciendo llamadas telefónicas con clientes, empresarios, productores, bajo una sombra protectora, bien hidratado y su aporte energético suficiente; su temperatura, su frecuencia cardiaca, la respiratoria y su presión arterial estarán “dentro de límites normales”, está en buen estado general.

Pero si de pronto, vemos a otro individuo que está perdiendo temperatura, casi en 35 grados, la movilidad de sus extremidades es mínima y su corazón, pulmones, riñones se están colapsando, su tensión arterial bajando cada día, su circulación más lenta, puedo decir que ese individuo está en una crisis de funciones vitales.

Así que retomando la situación económica del país (como un organismo vivo) decir que estamos con un índice de inflación igual que hace 40 años, significa que estamos mal, estamos enfermos. No nos estamos moviendo, nos estamos ahogando, nos estamos enfriando

Por eso trayendo de nuevo lo que decíamos líneas arriba: … el cuerpo o el organismo moviliza los diferentes sistemas de (autorregulación)… para mantener constantes las condiciones de la vida.

Y aquí, tal parece que algunas personas o instituciones (políticos, Banxico, etc.) que deberían responder “al estado crítico del paciente” llamando a la ambulancia, llevarlo a un médico; prefieren verlo “morir tranquilamente”; sin siquiera llamar a los servicios urgencias, en lugar de ver la forma, los medios, los elementos con los que contamos para llevarlo otra vez al equilibrio fisiológico y que recupere su salud.

Pero eso sí, se llenan la boca, diciendo que estamos a nivel inflacionario de hace 40 años.

¡Ah, por cierto! ¿Saben que el barril de petróleo mexicano está cubierto por un seguro de contingencia tasado en $43.00 dólares? y que no importa que nos digan las autoridades que cuesta $10.00 dólares cada barril, “ellos” los de la petrolera paraestatal siguen cobrando sus $43.00 dólares por cada barril de los millones que se producen diariamente. Eso señores, se llama pérdida de la homeostasis y crisis total.

 

¿Ustedes mis lectores, qué opinan?

You might also like More from author

1 Comment

  1. נערות ליווי says

    אתר פגז כנסו עכשיו ותהנו ממגוון רחב של נערות ליווי בפריסה ארצית

Leave A Reply

Your email address will not be published.