CHIVAS RAYADAS DEL GUADALAJARA

“Fanáticos de la “Chivas”, la estructura actual de la organización garantiza la participación de un grupo importante en la formación  de los elementos generadores de toda una serie de criterios ideológicamente sistematizados en el frente común de actuación regeneradora; por eso es obvio señalar que una aplicación indiscriminada de los factores concluyentes asegura, en todo caso, un proceso muy sensible de inversión de las premisas básicas adoptadas, me importa un soberano comino que haya miles o millones de fanáticos Chivas que se desgarren las vestiduras porque el equipo va tan mal que estamos próximos a irnos a segunda división.

“Malos mexicanos Chivas, que no saben que las experiencias diversas muestran que la consulta con los numerosos accionistas del club implica el proceso de reestructuración y modernización del modelo de desarrollo que afrontaremos en los próximos tiempos”. Presidente del Club de Futbol Guadalajara

Estas declaraciones no han sido dichas con tales palabras, pero las acciones que ha realizado (y las que no) así lo demuestran, quizá las he matizado con cierto grado de ironía, porque al fin y al cabo es lo único que me queda.

El discurso que no dice más que el equipo se puede ir a la división de ascenso que no le importa ni el personal, ni los jugadores, ni la fama, ni los colores, ni la camiseta, ni nada, que el único objetivo es ganar mucho dinero con sus aguas azucaradas, no le importa otra cosa que estar en portadas publicitarias. Tal parece que está enfermo de un Alzheimer grado I, se le olvidan las cosas y lo que es peor, está provocando situaciones tan faltas de ética personal y de caballeros  que tal parece es un vividor.

La situación que surgió con el señor Lavolpe Guarchoni es una muestra de su paranoia; haber inventado un chisme tan infame con una señora que de acuerdo a sus actividades profesionales “solo debe estar pendiente del cuidado de los pies de los elementos masculinos del equipo”, infecciones, ampollas, callos, hongos, revisar el tipo de marcha es lo que una podóloga debe hacer, aunque ahora dicen que los podólogos (como parte de sus conocimientos) tienen la capacidad de prescribir plantillas especiales. En esto estoy en desacuerdo como médico ortopedista, pero bueno dejémoslo así. Cada deportista es único y cada disciplina tiene unas características que hay que conocer, de ahí la insistencia de los estudiosos en realizar el diseño de las plantillas de forma totalmente personalizada, después de una exhaustiva exploración del pie y del tobillo; ahora bien, ante lo escrito ¿Cómo es posible, que esta “podóloga”, se dedique a dar masajes de muslos, rodillas y pantorrillas a todos los jugadores?
Al señor Lavolpe lo conozco físicamente porque algunas veces lo he encontrado en el aeropuerto acompañado con su esposa, en un vuelo de llegada o salida, no mecae bien y menos cuando supe que como portero del Atlante ganaba veinte veces más que yo (trabajando como médico del IMSS) pero él lo hacía en dólares, y se los digo porque llegue a ver sus cheques, cuando se elaboraban en las oficinas centrales del IMSS en la calle de Reforma 476, nunca consideré que fuera bueno como jugador; sin embargo, me molesta que le hayan puesto “ese cuatro” y el cayó redondito, es obvio que en el contrato se estableció que si cometía alguna acción prohibida o reprobable podrían “correrlo” sin indemnización alguna y en eso del manejo de dinero el señor Jorge es muy hábil, en las mentiras es muy hábil.

Habría que preguntarse cuánto aumentó la cuenta personal de la podóloga, después del incidente, puedo asegurar que fue muy sustanciosa y como la acusación que presentó la señora se persigue de oficio, el señor Lavolpe Guarchoni se la verá muy difícil por algún tiempo, ojala salga bien librado y a la podóloga solamente le digo que como decía mi abuela “el que obra mal se le pudre el cicirisco”; pues no era lo mismo pagar cinco millones de pesos de indemnización por renunciarlo que pagar quinientos mil pesos a una cuenta podologista por una acusación truculenta.

La Fundación Angélica Fuentes presentó el Foro para la Cooperación Unidos por la Mujer que reunirá a diferentes expertos y líderes de opinión para reflexionar sobre los principales retos de la mujer actual, el primer foro se realizará el 20 de mayo en el Auditorio Nacional de la Ciudad de México. La señora Angélica Téllez Fuentes, Directora General Grupo Omnilife-Chivas, que se quitó el apellido del padre, para estar más “fashion”; ahora realizará este foro y que mejor que los antecedentes de haber sido “agredida” una de sus empleadas y demostrar que se necesita una líder como ella, para defender los derechos de las mujeres…

No cabe duda que el señor dueño de las Chivas Rayadas del Guadalajara, no conoció al Campeonísimo Guadalajara, aquel por el que suspiramos, soñamos, sentimos, vivimos, lloramos, gritamos sus triunfos y sus derrotas, aquel equipo que fue base de la Selección Nacional, de ese equipo que luchaba todos los balones. (A mí me tocó conocerlos a partir de 1958,  en 1973-1974 me tomé una foto todavía en blanco y negro con Carlos Calderón, a la salida del Club Guadalajara en Valle Verde; no sé porque tenía esa predilección por las Chivas, pero desde ahí hasta ahora sigo siendo Chiva ¿Y qué?.)

En la temporada 195859, cuando ganaron su segundo título sólo faltaban tres fechas para que concluyera el torneo y las Chivas ya le sacaban 4 puntos de ventaja al Club León y con un triunfo se coronaban.

El 8 de enero de 1959 jugaron contra el Atlante, con dos puntos de ventaja sobre el segundo lugar. Vencerían 4-0 al Atlante con goles de Raúl “Pina” Arellano, Juan “Bigotón” Jasso y Chava Reyes que anotó dos goles.

Al llegar la última fecha de la temporada, el jueves 20 de diciembre de 1962, el oro estaba a un punto de las Chivas y tenían que enfrentarse entre sí, el partido se celebró en el Estadio Jalisco y finalizó 1-0 a favor del Oro con gol de cabeza del brasileño “Necco” al minuto 71 (como lloré esa noche cuando escuche en el radio que las Chivas perdieron el campeonato y la oportunidad de lograr el quinto título consecutivo).

Después de varios campeonatos de liga, de copa, campeón de campeones llegó 1964 cuando realizaron su gira a Europa, en esa época compre todos los diarios “Esto” de la cadena García Valseca, en donde hablaban de la gira. Y todavía los guardo, como un recuerdo de algo grande, de alguien que luchaba con todo por ser un gran equipo. Los jugadores que viajaron para jugar por aquella tierras, estaba formado por: Ignacio “Cuate” Calderón, Arturo “El Cura” Chaires, Guillermo “Tigre” Sepúlveda, José “Jamaicón” Villegas, Juan “Bigotón” Jasso, Agustín Moreno, Ignacio Salas, Javier Valdivia, Sabás Ponce, Javier Barba, Isidoro “Chololo” Díaz, Héctor Hernández, Salvador Reyes, Francisco Jara, se llevaron como refuerzos a Gustavo “El Halcón” Peña (Oro), Antonio “Toño” Munguía (Necaxa), Guillermo “El Chato” Ortiz (Necaxa), Jesús Del Muro (Atlas), Raúl Chávez (Monterrey) y Arturo Jáuregui, muchos ya se fueron, pero seguirán en la mente de muchos que los vimos tejer, realizar jugadas, anotar goles fantásticos, “mis Chivas”, seguirán en mi recuerdo hasta que muera.

Esta nota, quizá nadie la lea, pero me queda por lo menos la sensación de que levanto mi voz en contra de una situación que ha sido propiciada por alguien que no le interesa el equipo, en donde el dinero adquiere una dimensión maléfica y eso es lo único que vale.

A mis Chivas Rayadas del Guadalajara, ese equipo glorioso, que hasta le han cambiado hasta su uniforme tradicional por unos adefesios de ropa, de acuerdo a la época moderna. Los uniformes de ahora parecen sacados de las páginas de un cuento de “Pirrín y Pelucho” de payasos, llenos de etiquetas, logos, marcas. ¿Cuántos equipos grandes del mundo cambian y cambian sus uniformes, quitándoles su esencia? Creo que no muchos, pero aquí en México parece ser la competencia por sacar los más ridículos.

Bravo presidentes de clubes, bravo dirigentes de la Federación porque reciben su tajada sustanciosa de los fabricantes de ropa, por exhibir a los equipos como si fueran niños de kínder en desfile de la primavera.

En fin, ser fanático de un equipo entraña que debemos ser apasionados, pero respetuosos, congruentes, críticos, sí con el equipo y con los adversarios, pero siempre dentro de un clima de decencia y caballerosidad. Situación que no tiene el señor Jorge, no quiero ni mencionar su apellido porque suena a apología y eso es lo que menos se merece el señor, tiene tanto dinero que puede hacer encarcelar inclusive a sus socios si no están de acuerdo con sus decisiones.

Mis respetos, cariño, admiración, mi recuerdo, mi corazón al “Rebaño Sagrado” ese equipo que supo ganarse el corazón de miles y miles de mexicanos. Ojala algún día, podamos verlos nuevamente campeones…

You might also like More from author

Comments are closed.