BOXEO – DISCIPLINA DE VIDA

octubre 22, 2013 Por Dr. José Luis Sánchez Mejía | Ortopedia y Traumatología 107

[info_bg pre_bg_color=”red” pre_text_color=”white” width=”100%” text_align=”left” hex_bg_color=”” hex_text_color=””]

El boxeo como actividad deportiva para niños y adolescentes representa un motivo de gran debate en las últimas décadas, pese a lo cual la práctica de esta disciplina entre los menores de 18 años se ha incrementado en todo el mundo en tiempos recientes. Tanto en las naciones no industrializadas como en los países desarrollados, el boxeo infantil y juvenil ha provocado polémicas, en función del riesgo de lesiones neurológicas, faciales y óseas en una población en la cual el crecimiento continuo puede verse vulnerado o afectado por fracturas, traumatismos y otras consecuencias.[/info_bg]
Asimismo, se ha planteado que se podría presentar daño cerebral potencial, vinculado con los impactos sobre el cráneo y se podría asociar con la aparición de deterioro cognitivo en sujetos jóvenes, en el marco de la denominada demencia pugilística, relacionada a su vez con la inducción de manifestaciones similares a la enfermedad de Parkinson, situaciones aunque ciertas se presentan en ocasiones aisladas.
No obstante, los instructores y promotores del boxeo infantil y juvenil señalan que, las medidas de protección actuales reducen ostensiblemente la posibilidad de lesiones graves, mientras que consideran que otros deportes, como el tae kwan-do, hockey, rugby, se correlacionan con un mayor riesgo de complicaciones críticas e incluso mortales. Sin embargo, actualmente el alcoholismo es el principal factor de riesgo para lesiones cerebrales como primer punto, porque lesiona a todo el organismo, y en el transcurso de los eventos que llevan a una intoxicación alcohólica, puede llegar la mutilación o la muerte.

ANTECEDENTES

La Habana. A.P. febrero/12. ¡Derecha. Izquierda. Derecha. Izquierda! El escolar Lázaro Pérez coloca las rectas a buen ritmo mientras baila en el ring. Tiene nueve años y acompaña los movimientos con un jadeo, como lo hacen los grandes, como sus ídolos Yuriorkis Gamboa y Félix Savón. Delgado y con músculos definidos, Pérez muestra estilo, velocidad de piernas y manos, coloca rectas con entradas rápidas. Al terminar alza el brazo en el ring tras vencer a Leandro Borges y coronarse campeón provincial de los 34 kilos en la categoría 9-10 años. Esta edad es experimental desde hace un año en Ciudad de La Habana, una novedad que entra en el marco de una serie de medidas tomadas en el boxeo cubano con vistas a reverdecer laureles tras el fracaso de los Juegos Olímpicos de Beijing en 2008, donde los púgiles de la isla se quedaron sin medalla de oro por primera vez en 40 años.

“Empecé a boxear para seguirle los pasos a mi papá, no tengo miedo, soy rápido, me gusta mucho. Quiero ser grande, como Gamboa, el boxeador que más admiro y ganar muchas medallas como Savón”, comenta Pérez a la Associated Press. El pintoresco gimnasio Rafael Trejo, modesto y vetusto, está enclavado en el barrio de La Habana Vieja y se llena con padres y familiares cada fin de semana cuando se celebran torneos para todas las edades, desde niños de 9-10 años hasta jóvenes o veteranos. Las paredes del gimnasio están descoloridas por falta de pintura y manchadas por la humedad, las gradas de madera sufrieron con el paso de los años y algunas están destruidas, las ventanas de madera también están rotas. El cuadrilátero, sin embargo, aunque es viejo se nota con mejor mantenimiento. En Cuba, el béisbol es el deporte rey pero después está el boxeo, el que más medallas olímpicas y mundiales le ha dado a la isla. Pero Cuba ya no tiene los recursos de antaño y su boxeo perdió el liderazgo. En el mundial de 2009 en Italia, sólo alcanzó una medalla de oro, pero el revés más doloroso lo sufrió al año siguiente, en el campeonato panamericano de Ecuador, donde el anfitrión desbancó a Cuba del primer lugar.
Las autoridades cubanas buscan retomar el liderazgo en la disciplina y, entre las medidas adoptadas, nombraron a Rolando Acebal para que dirija el boxeo de la isla. “El cambio resulto decisivo”, aseguró el legendario peso completo Savón, tres veces campeón olímpico y seis campeón mundial amateur. “Con Acebal se retomaron cosas que se habían perdido”, señaló, para luego destacar que ahora hay más disciplina, perseverancia, voluntad y rigor en el entrenamiento.

Al mismo tiempo, se retomó en todo el país “un trabajo sistemático con todas las edades, la idea es buscar nuevos talentos, en mi caso estuve en mi provincia de Guantánamo, viendo y entrenando a los pequeños”, explicó Savón, quien colgó los guantes en el 2000 y trabaja en la Federación Cubana de Boxeo. El año pasado se adelantó la edad de inicio en los entrenamientos a la categoría 9-10 años, aunque de forma experimental y sólo en la capital. En el resto del país se empieza desde los 11-12 años. “La idea es que los jóvenes lleguen al alto rendimiento con la base técnica adelantada”, explicó el belga Jo De Vrieze, entrenador en el municipio Cerro de la capital. “A tan corta edad se enseñan los desplazamientos y los golpes básicos del boxeo, recta y defensa. Los ganchos se incorporan más tarde, poco a poco”. Frente a eso, Teófilo Stevenson, triple campeón olímpico y mundial amateur de los pesos pesado, (que murió apenas hace un mes) señaló que Cuba tuvo que adelantar el proceso de algunos jóvenes en su ascenso al equipo nacional. “Se quemaron etapas, no estaban listos para grandes retos, esto tuvo su precio”, apuntó.

Cuba mostró algunas mejorías en el mundial de 2011 en Bakú, donde la isla conquistó dos medallas de oro y una de plata. Después en los Juegos Panamericanos de Guadalajara, la isla arrasó con ocho títulos de los nueve que discutió. “Estamos conformes, felices, pero a la vez inconformes por no llegar a las nueve (medallas de oro)”, dijo Acebal en Guadalajara. Y agregó que “es muy importante que hemos retomado la potencialidad en América”. El campeonato provincial de Ciudad La Habana para los 9-10 años se realizó el 14 enero. Los combates son de tres asaltos de 50 segundos cada uno. Los dos primeros rounds son de pruebas técnicas y los jueces dan puntos por la calidad técnica de cada acción. El tercero es libre. “Analizaremos antes de oficializar esta categoría, no buscamos un resultado deportivo inmediato”, indicó Pedro Limonta, técnico de la Federación Cubana. La edad oficial de competencia para la Asociación Internacional de Boxeo, AIBA, es de 15-16 años, y llega hasta 19-34 años. Antes de los 15 años, la federación nacional en cada país, decide la edad de inicio. “En Puerto Rico, los niños comienzan el boxeo con 9 años y compiten a partir de los 11 años, tres rounds de un minuto cada uno”, dijo a la AP José Luis Vellón, presidente de la federación de boxeo de ese país. Mientras en Estados Unidos se comienza con 7-8 años de acuerdo a un vocero de la federación nacional de la disciplina. En España la práctica del boxeo está permitida desde los 12 años, pero no se compite hasta los 15 años, según dijo Carlos Vargas, director técnico de la Federación Española de Boxeo.
Vargas señaló a la AP que además de Cuba, en algunos países de Europa del Este, los niños compiten desde los 11 años, y lamentó que “cuando con 17 ó 18 años sales a nivel internacional te encuentras con boxeadores que llevan 200 peleas… una desventaja manifiesta”. Y sentenció: “Lo lógico sería equiparar las edades” para todos. Muchos se preguntan si en los próximos Juegos Olímpicos de Londres el boxeo cubano retomará su dominio. Julio César La Cruz, campeón mundial de los 81 kilos, es una fuerte carta de éxito de Cuba en Londres, y para eso el joven cambió su forma de pelear. “Era muy defensivo, apoyado en buenos movimientos y velocidad. Raúl (Fernández) me exigió más agresividad en el ataque, entrando en la media y corta distancias para pegarle sin mesura a mi rival”, relató. Stevenson manifestó su confianza ante el reto de Londres. “Tenemos varias posibilidades de medalla, como La Cruz que es un fuera de serie”, opinó la leyenda de 59 años, aunque advirtió que “lo más importante es estar preparados para los Juegos Olímpicos de 2016 y de 2020. No podemos tropezar dos veces con la misma piedra”. 1
1) http://www.elnuevoherald.com/2012/02/08/1122873/cuba-apuesta-por-los-ninos-para.html#storylink=cpy

THE ASSOCIATED PRESS

La Habana. A.P. 7 febrero/12. Encabezados por los campeones mundiales Julio César La Cruz y Lázaro Álvarez, nueve boxeadores cubanos subirán al ring en Hungría a partir del viernes en la primera parada de una gira por Europa como parte de la preparación para los Juegos Olímpicos de Londres. Multiplicar “el roce a este nivel internacional… en un año de grandes retos” es el objetivo del boxeo cubano, comentó Alberto Puig, comisionado nacional de la disciplina, al semanario deportivo Jit. Junto con La Cruz (81 kilos) y Álvarez (56 kilos), viajarán a Europa, Yosvany Veitía (49), Robeisis Ramírez (52), José Ángel Larduet (91) y Erislandy Savón (+91), todos ya clasificados para la cita olímpica de Londres. Completan la nómina los subcampeones olímpicos Carlos Banteur (69) y Emilio Correa (75), y el bronce olímpico Roniel Iglesias (64), los tres pendientes de buscar el boleto para Londres en el torneo preolímpico de Río de Janeiro en mayo próximo. Destaca la ausencia de Yasniel Toledo, subcampeón mundial de los 60 kilos, quien seguirá su preparación en casa por decisión de los entrenadores, según precisó Puig. Los púgiles cubanos competirán el fin de semana en el torneo Memorial Bocskai de Hungría, después se presentarán en el Strandza de Bulgaria, a finales de febrero, y en marzo combatirán en el Ustid Labem de Praga. En Londres, los púgiles de la isla buscarán borrar el revés sufrido hace cuatro años en Beijing donde Cuba se quedó sin medalla de oro olímpica por primera vez en 40 años. 2
2) http://www.elnuevoherald.com/2012/02/07/1121889/boxeadores-cubanos-a competencia.html#storylink=cpy
¡Carambas! No puedo menos que exclamar esta palabra de admiración, cuando leo estas notas. Cuando apenas se están apagando las luces de los Juegos Panamericanos en este México de mis amores, en donde los cubanos se llevaron 8 de las 9 medallas en pugna, ahora están preparándose para los Juegos Olímpicos del 2012, ya tan cercanos; y lo hacen en el extranjero a un nivel muy competitivo. No quiero preguntar, pero ¿en qué nivel se encontrarán los boxeadores mexicanos del orden olímpico, en estos momentos?
El boxeo en otras latitudes
En Filipinas, existe un método tradicional de boxeo filipino o panatukan utilizando los puños sin guantes. El desarrollo del boxeo “sin guantes” a sorprendido siempre a los boxeadores del estilo “occidental, porque en el boxeo filipino se enseña a utilizar no solo los puños sino todo el cuerpo para poder defendernos de un ataque. Posturas de guardia. Formas de trabajo de pies y golpes. 30 formas distintas de golpes de puño. Múltiples patadas, rodillazos técnicas de codos. Técnicas básicas y avanzadas para destruir los ataques de pierna y puños. Trabajos de grappling y lucha filipina.
Muy respetable esta forma de lucha, muy respetables las personas que lo practican. Pero si algo me sorprende de esta lucha, que como decíamos en la secundaria es una pelea “cochina”, lo mejor es golpear con los puños siguiendo unas reglas tipo boxeo tradicional. Pero bueno, cada quién lucha en forma adecuada y otros en forma por demás “cochina” (sucia, fea, pateando, tratando de lesionar en forma terrible al adversario) ¡que feo!

LA HISTORIA DE “VENENO”

Todo ocurre en Tailandia, un país precioso pero con historias tristes, desgarradoras. Se trata de un niño de siete años cuyo nombre es: Veneno en la traducción filipina es Sanpit que, como tantos otros, es obligado a boxear, en la selva que hace frontera con Laos. Allí hay unos pueblos que organizan combates de boxeo con niños: cuanto más pequeños, más suben las apuestas, más morbo. Los jefes de cada pueblo seleccionan a sus boxeadores y cada semana se encuentran en un punto de la selva donde se congregan gran número de tailandeses y algunos extranjeros para ver el espectáculo.
Los niños, de entre seis y diez años, comienzan a boxear a las ocho de la noche. Luego suben al ring los de quince años y por último los mayores de veinte años. Todos los encuentros son con apuestas. Las apuestas en donde se juega más dinero son las de los niños, que boxean con guantes y sin guantes.
Veneno tiene dos hermanos, uno de diez años y otro de cuatro. Toda la familia vive de Veneno, que está especialmente dotado para el boxeo. Veneno nunca ha perdido un combate. Quien controla todo es el alcalde del pueblo. Su padre es un alcohólico sin trabajo. La madre corta madera en una fábrica. Los combates son serios, organizados, donde se juega mucho dinero. Siguen las reglas del boxeo tailandés, la “muay thai”, que permite las patadas en el cuerpo y en la cabeza. Los padres hacen boxear a sus hijos con la excusa de que así los salvan de la droga y la prostitución. Pero saben perfectamente que cuando su hijo haya superado los diez años ya no interesará al mundo del boxeo. Los niños acaban marchándose a la ciudad, y la droga y la prostitución es la única salida para ellos. Mientras son niños ellos son felices. Algunos no les gusta boxear pero son obligados. Pero hay otros que se sienten orgullosos de que se les reconozca un talento. Veneno es un niño muy tímido. No es consciente de lo que hace, pero sabe que el único modo de obtener amor de sus padres es ganando. Y si acaso en alguna pelea no ganara, su padre lo golpearía. Quienes sacan beneficio de que Veneno boxee es el padre y el alcalde. Su mamá al principio era contraria a que su hijo boxeara, pero su marido también la golpea para que entienda.

¿PERDÓN?

En la sociedad tailandesa el hombre ejerce de manera natural su poder sobre la mujer. La madre de Veneno acabó aceptando como algo normal que su hijo boxeara, aun sabiendo que un niño de siete años todavía no tiene el cráneo totalmente desarrollado y el boxear podría causarle daños irreparables. A la larga, la mayoría tiene alteradas sus facultades mentales debido a los golpes recibidos en la cabeza. Veneno, se parece a todos los niños que son obligados a boxear, apenas habla, es evidente que está muy desorientado. Tiene mucha necesidad del amor de sus padres y se le ve muy satisfecho cuando gana. Está dispuesto a todo para complacer a sus padres. ¿Pero justifican esto los padres? Siempre cuentan la misma historia: que todo lo que hacen es por el bien de su hijo y que lo importante no son las apuestas, sino el futuro de su hijo. El padre insiste en que hacer deporte era una buena manera de tenerlo alejado de la prostitución y de la droga.

Pero lo peor, es que no existe ninguna calle en las ciudades de Tailandia donde los niños no se te acerquen para ofrecerse. Tailandia es el paraíso de los pederastas. ¿Y las drogas? Las drogas existen en abundante cantidad en cualquier punto de Tailandia y para los niños es como un ritual de iniciación. Prostitución y droga van de la mano. En el 90 por ciento de los casos, los niños como Veneno, que no pueden trabajar en su pueblo porque no hay trabajo para ellos, acaban en la ciudad y en la prostitución porque eso es lo normal, tanto se trate de niños como de niñas. Al final que aprendemos de esta historia. Cuanto más sutil es la violencia que se ejerce sobre los débiles, peor es, y muchas veces no es reconocible. Es una violencia que se ejerce desde la cuna.
¿Por qué escribo esta historia, en comparación a lo escrito para Cuba? Para que nos demos cuenta de que, hay formas de hacer las cosas y formas de cómo destruirlas. Pienso y considero que si empezamos a “capacitar, enseñar, orientar” a los niños y jóvenes mexicanos de cómo tomar a un deporte como una guía de vida, sin llegar a estos últimos extremos tan execrables, pueden llegar a ser hombres de éxito. Obviamente que está en nosotros como sus padres, maestros, entrenadores ser esas guías de vida y orden. 3
3) http://www.amnistiacatalunya.org/edu/2/nin/inf-petito-sanchis-tailandia.html

ALCOHOLISMO

Pero ¿qué podemos decir del alcoholismo?, que en México, es “casi también como un deporte nacional. Según los resultados de un sondeo realizado en Estados Unidos entre 43.093 adultos y publicado el 3 de julio del 2007, en Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine, un 47% de las personas que comienzan a beber alcohol antes de los 14 años desarrollan una dependencia en algún momento de su vida, en comparación con un 9% de aquellos que esperan como mínimo hasta los 21 años. En México, no tenemos este tipo de estadísticas.

Estudios realizados durante los últimos diez años por investigadores de San Diego descubrieron que los adolescentes alcohólicos obtienen malos resultados en pruebas de memoria verbal y no verbal, concentración y ejercicio de las habilidades espaciales, como las necesarias para leer un mapa o montar una estantería. Debido a la ingesta de alcohol, los jóvenes se exponen a más riesgos que los adultos, pero siguen teniendo habilidades de toma de decisión poco desarrolladas, lo cual queda reflejado en las frecuentes heridas que sufren.

“El consumo excesivo de alcohol en la adolescencia entraña consecuencias cognitivas a largo plazo”, afirma Aaron White, catedrático adjunto de investigación del departamento psiquiátrico de la Universidad de Duke, y coautor de un estudio reciente sobre consumo extremo de alcohol en campus universitarios. “Evidentemente, hace cinco o 10 años no sabíamos que el alcohol afectaba al cerebro adolescente de forma muy especial”. Una de las dos zonas cerebrales que se sabe se ven afectadas, es el hipocampo, una estructura crucial para el aprendizaje y la memoria.
En 1998, Sandra Brown y Susan Tapert, psicólogas clínicas de la Universidad de California, en San Diego, descubrieron que los jóvenes de 15 a 16 años que dijeron haberse emborrachado como mínimo en 100 ocasiones, obtuvieron unos resultados significativamente peores que sus compañeros abstemios en pruebas de memoria verbal y no verbal. “El consumo elevado de alcohol durante la adolescencia, está asociado con unos déficit cognitivos que empeoran si dicho consumo prosigue hasta la adolescencia tardía y los primeros estadios de la vida adulta”, afirma Tapert. 4,5,6
4) http://elpais.com/diario/2007/02/20/salud/1171926001_850215.html
5) http://www.wineinmoderation.eu/index.php?option=com_content&view=article&id=14&Itemid=19&lang=es
6) MillerJ.N.et al., 2007 . Wine and Moderation.eu
El alcohol es una de las drogas que por su fácil acceso y poderosa propaganda que recibe, se ha convertido en un verdadero problema social en casi todos los países y en todas las edades a partir de la adolescencia. El alcohol es la droga más ampliamente empleada por los adolescentes en E.U. y México. Sin embargo, ¿cuáles son los trastornos provocados por el uso excesivo de alcohol? Quizá mucha gente piense que mientras no se convierta en alcohólico crónico (borracho todo el día), las consecuencias de beber frecuentemente y en altas dosis no son tan alarmantes. Pero los estragos del alcohol pueden ser graves y muchos de ellos irreversibles.

El alcoholismo ha pasado a ser definido recientemente, y quizá de forma más acertada, como una enfermedad compleja en sí, con todas sus consecuencias. Se desarrolla a lo largo de años. El alcohol se está considerando cada vez más como una droga que modifica el estado de ánimo, y menos como una parte de la alimentación, una costumbre social o un rito religioso. La química del alcohol le permite afectar a casi todo tipo de célula en el cuerpo, incluyendo aquellas en el sistema nervioso central. El alcohol domina los pensamientos, emociones y acciones del afectado. La gravedad de esta enfermedad es influida por factores como la genética, la psicología, la cultura y el dolor físico. 7
7) http://html.rincondelvago.com/alcoholismo_16.html
En México 90% de la población mayor de 15 años consume alcohol, por cada 10 hombres hay 5 mujeres que lo toman en cantidades excesivas. Desde los 15 años 10% de los jóvenes consumen alcohol, y a los 19 años la prevalencia asciende a 31%. Uno de cada tres jóvenes mexicanos es alcohólico, si esto no es problema ¿entonces qué lo es? 8
8) www.conadic.salud.gob.mx/campa/2007/alcohol2007_ppal.htm
Estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS), revelan que en México existen nueve millones (7.5% de la población) de discapacitados por el consumo excesivo de alcohol, que enfrentan desde padecimientos psicomotores, renales y hepáticos severos, hasta la pérdida de brazos o piernas por accidentes automovilísticos o laborales. El problema es de tal magnitud que en los últimos 20 años la mortandad por cirrosis entre la población mayor de 40 años se incrementó 70%.
Indicadores de la Encuesta Nacional de Adicciones del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), revelan que cuando menos el 3.5 por ciento de los adolescentes en México presenta algún síntoma de dependencia al alcohol cuyo consumo en el rango de entre 14 y 20 años de edad se triplicó de 17 por ciento en 1998 a 52.1 por ciento al cierre de 2007.
La encuesta destaco que el alcohol incrementa hasta en cinco veces el riesgo de sufrir un accidente, y aumenta en siete veces la posibilidad de ingresar a un servicio de urgencias por traumatismo. En el Distrito Federal, por ejemplo, el consumo de alcohol está relacionado con el 93 por ciento de los accidentes automovilísticos de fin de semana y con el 84.7 por ciento de los fallecidos por lesiones traumáticas, por bala, acuchillamientos, caídas y suicidios.
9) http://www.oem.com.mx/laprensa/notas/n735353.htm
Las 24 mil muertes que cada año se registran en México por accidentes viales ubican al país en el segundo lugar en la tabla de defunciones por esta causa entre los países iberoamericanos. Esto significa 2mil personas fallecidas cada mes, de los cuales mil 680 de ellas (84%) han ingerido alcohol y han provocado su propia muerte.
Volviendo al boxeo, sabemos que muchos jóvenes incursionan en el mundo del pugilato procediendo de familias de muy escasos recursos, con el objetivo de intentar trascender desde el punto de vista financiero. Esta estrategia es particularmente más notoria entre los boxeadores de naciones pobres, quienes creen ver en este deporte un camino para optimizar su calidad de vida en los aspectos materiales inmediatos. Sin embargo, esto no es tan fácil como parece, los riesgos parecen superar a los beneficios, en especial en aquellos jóvenes que sufren un deterioro personal y mental a edades muy precoces.
La lesión cerebral es el tipo más grave de lesión que puede ocurrir en el boxeo, entre 1918 y 2008, cerca de 600 a 700 boxeadores han muerto por lesión cerebral catastrófica, aproximadamente seis a ocho boxeadores por año, durante estos 90 años, a nivel mundial. Las cifras varían un poco, pero más o menos podemos considerarlas valederas. Así que tomando en cuenta estos datos, resulta que en México, mueren en un mes 1680 jóvenes por accidentes en donde está involucrado el alcohol y, nos preocupamos porque si empiezan a practicar el boxeo quizá, y solo digo quizá, pudiera perder la vida un joven debido a los golpes recibidos en su cabeza. Como que no somos congruentes con una realidad palpable y terrible.
Sin embargo, mediante una disciplina bien impuesta, los cuidados médicos llevados a especialidad, las protecciones adecuadas y de buena calidad, bajo un programa bien llevado por entrenadores capaces y bien capacitados. Esta posibilidad fatal pudiera ser evitada.


MUERTES DE BOXEADORES

https://www.youtube.com/watch?v=jSSOo546_Ks

Dos de los casos más recientes en México, del fallecimiento de un boxeador sucedieron, el miércoles 22 de octubre del 2008. El boxeador mexicano Daniel “Chato” Aguillón perdió por nocaut la noche anterior, ante Alejandro Sanabria, por el cetro Superpluma Fecarbox, y tras una cirugía para drenar el hematoma cerebral que tenía, murió tras algunas horas, en la ciudad de México.
Y el último caso, ocurrió el 22 de julio del 2009, cuando Marco Antonio “Texano” Nazareth, púgil de 23 años de edad, quien se desvaneció en la esquina neutral después del cuarto episodio a causa de los severos golpes en la cabeza, tuvo que ser internado ese mismo día para ser operado de un derrame cerebral, cuatro días perdió la vida en Puerto Vallarta, Jalisco; y volvió a reavivarse la histórica polémica sobre si el boxeo debe ser considerado un deporte y las consecuencias fatales que puede tener para quienes lo practican.
El 13 de febrero me entero por la prensa de que: El boxeador mexicano Julio César González falleció a la edad de 35 años al ser arrollado por un conductor ebrio en Baja California, cuando iba a bordo de su motocicleta y se dirigía de su trabajo a casa.

Julio González consiguió un récord de 41 triunfos, ocho derrotas y 25 nocauts, después de 16 años de carrera, los cuales vivieron sus grandes momentos en la época de los 90 e inicio del siglo XXI.

El mexicano participó en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996, y en 2003, ganó el título Semipesado de la OMB al vencer por decisión dividida en 12 asaltos al polaco Dariusz Michaelczewski.

Un boxeador que desafortunadamente nunca valoramos en toda su extensión, porque a pesar de tener cerca de 150 campeones mundiales a lo largo de la historia del boxeo mexicano. Fue el único que logró un campeonato mundial semipesado, falleció a consecuencia del alcohol ingerido por un ebrio trasnochador.
Aquí podemos ver los efectos del alcohol y que como consecuencia llevo a la muerte de un boxeador, una muerte más por el alcohol. Y aun así no hacemos nada.
Otra muerte que ocurrió en este año, fue la que apareció en la prensa del 5 de febrero del 2012 decía: “El boxeo se vistió de luto por la muerte del filipino Karlo Maquinto, de 21 años, tras recibir muchos golpes ante Mark Costa. El acontecimiento generó un debate interminable: ¿por qué siguen pasando estos hechos trágicos en este deporte súper profesional?”.
Es cierto la noticia salió a nivel internacional, y tal vez no saben lo que sucede en México, en donde 1680 personas MUEREN cada mes A CAUSA DEL CONSUMO IRRESPONSABLE DE ALCOHOL y sus consecuencias mortales. Y que 320 quedan con secuelas neurológicas, ortopédicas, oftálmicas, etc. Y de pronto, ante una actividad física de riesgo en donde mueren CINCO A OCHO boxeadores POR AÑO, y esta cifra ya es mucho decir; hacen de esta información un verdadero escándalo. Por favor, no se malinterpreten mis palabras, simplemente digo que las autoridades deportivas, las civiles, la sociedad misma, como que no hacen mucho caso de estas decenas de muertes que ocurren cada mes, cada treinta días.

Y prefieren ocultar una verdad del tamaño del mundo antes que enfrentarla.
Las medidas de seguridad y controles médicos son impuestos por todas las comisiones boxísticas del mundo, sin embargo, en algunas ocasiones son insuficientes por los golpes a la cabeza que puede llevarse un boxeador, al igual que exponen sus vidas los pilotos de autos, toreros y practicantes de artes marciales. Ningún deporte está exento de que en alguna maniobra, movimiento, jugada, salto, pudiera lesionarse un atleta y llevarlo inclusive a perder la vida. Ninguno. Ejemplos tenemos en el boxeo, el kickboxing o el muay thai, así como en otros deportes de contacto físico directo entre dos contendientes.
El Dr. Robert Cantu, vocero de la Comisión Médica de Boxeo de EE. UU., y neurocirujano del Hospital Emerson, en Massachusetts y autor de un libro sobre boxeo y medicina, opina que “Boxear es más seguro hoy que hace 20 o 30 años, pero sigue siendo muy riesgoso”. “No creo que se tome en consideración las realidades de quiénes son los que más participan en el boxeo. Mayormente, se trata de personas que no tienen la opción de un campo de golf local, ni de una cancha de tenis o básquetbol. Son jóvenes, frecuentemente con antecedentes de desventaja social, a quienes les va muy bien si tienen una buena dirección y cuando alguien se interesa por ellos. La realidad es que para estos individuos es mucho más seguro en todos los niveles de su vida, estar en el ring que en el lugar de donde vienen” (gethos, favelas, barrios).
Sergio Celestino Bailone Campeón Argentino y Sudamericano de Box, comenta: “La Enciclopedia SALVAT del deporte, encuadra al Boxeo en el 9° lugar en porcentaje de accidentes fatales, hay otras disciplinas deportivas con mucho más riesgos, como el automovilismo, donde no solo muere el protagonistas, sino también, en muchos casos los espectadores”. El pugilista es por regla general de extracción muy humilde, deporte que buscan los adolescentes pobres, muchachos pandilleros y pendencieros, muchas veces al borde de la delincuencia juvenil y esos niños rebeldes y amargados, suelen vislumbrar otro aspecto de la vida. El boxeo los disciplina, canaliza sus instintos agresivos, los transforma en deportistas que aprenden que no se puede pegar al adversario en inferioridad de condiciones, que no se debe usar golpes prohibidos ni recurrir a malas artes para con seguir el triunfo. Resentidos sociales llegan a ser ciudadanos normales, felices y hasta privilegiados de la fortuna. El pugilismo para los niños pobres y humildes, es una ventana abierta al porvenir, la única posibilidad de cambiar el rumbo de su existencia. Hay un fondo de agresividad innato en el ser humano, a los niños en todos los tiempos les ha gustado pelear, sin razón alguna, ese instinto guerrero de los pequeños, en la práctica del pugilismo, se doma, se canaliza. El chico que aprende a pelear, ya no desea pelear en la calle, ni golpear a sus compañeros. Sabe que el boxeador sólo pega en el ring, con guantes y bajo ciertas reglas establecidas. Adquiere una disciplina espiritual inestimable.
10 http://abelbailone.tripod.com/boxeo.htm
La política que se opone al boxeo para los niños se desarrolló inicialmente en 1997 en Estados Unidos, pero dado que ahora hay más evidencia sobre los peligros de los golpes a la cabeza, los grupos pediátricos decidieron revisar y actualizar la declaración de política. Actualmente, se calcula que unas 18,000 personas menores de 19 años participan en el boxeo en EE. UU., según la información de respaldo de la declaración realizada.

11.- Las conclusiones de la declaración de polític a de la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) y de la Sociedad Canadiense de Pediatría (Canadian Paediatric Society) recomiendan que los pediatras se opongan vigorosamente a que los niños participen en boxeo. “El boxeo no es adecuado para niños y adolescentes, y los padres deben proponer a sus hijos a encontrar deportes que no se enfoquen en administrar golpes a la cabeza y el rostro”.
“Cuando boxean, se anima y premia a niños y jóvenes por golpear la cabeza. Lo que decimos es que no se debe hacer participar a los niños en un deporte en que los golpes a la cabeza se permiten y fomentan”, señaló la Dra. Claire LeBlanc, coautora de la declaración de posición y presidenta del Comité de vida sana y activa y medicina del deporte de la Sociedad Canadiense de Pediatría.
11) http://holadoctor.com/es/salud-infantil/pediatras-desaconsejan-el-boxeo-en-los-niños
Los que respaldan el boxeo de aficionados sienten que el deporte puede beneficiar a los participantes jóvenes. El boxeo provee ejercicio y puede ayudar a los niños a desarrollar autodisciplina y autoconfianza. En áreas en que la violencia de bandas es común, el boxeo puede proveer una actividad alternativa. Y los proponentes del deporte anotan que las tasas de lesión son más bajas que en otros deportes de contacto, como el fútbol americano, el hockey de hielo, la lucha libre o el rugby. Sin embargo, la propuesta para la prohibición del boxeo, considera que la principal diferencia entre estos deportes es que en el boxeo la meta es golpear el torso superior, la cabeza y la cara. Esas actividades son recompensadas con puntos en el boxeo. Pero cuando se practica cualquiera de las disciplinas mencionadas se “tiene que golpear” al adversario o de otra forma te tiran al suelo, te anotan, te rebasan, te eliminan; así es que no podemos decir que son deportes de “te pego” y ahí quedamos, tienes que responder.
La conmoción cerebral, es la lesión más común del boxeo, según la declaración de la propuesta. Seguida de las contusiones, hematomas, heridas y las fracturas. Las conmociones en niños y adolescentes son particularmente preocupantes. Los cerebros jóvenes son más vulnerables a las lesiones, explican los grupos pediátricos. La recuperación de una conmoción lleva más tiempo en los jóvenes que en los adultos, posiblemente hasta diez días más. Y el alcohol, aunque más lento, en forma progresiva empieza su labor destructiva desde los 10 años de edad; pero esto, como que no se ha entendido hasta el momento en México.
En el año de 1998, se celebraron los Campeonatos de Australia de boxeo infantil, competición reservada a niños y niñas menores de 14 años, la polémica generada en Australia fueron las declaraciones de la ministra de Deportes, Jackie Kelly, negándose a abolir el boxeo infantil por considerar que los muchachos seguirían boxeando en los gimnasios aunque se les prohibiera competir. La ministra indicó que “prefería aumentar las medidas de protección antes que prohibir los combates: El boxeo es un deporte legítimo y basta con aumentar la seguridad de sus practicantes”.
Sabemos que el pugilismo produce daños cerebrales. Entre las lesiones agudas destacan las hemorragias debidas a roturas traumáticas de arterias en el interior del cerebro, que suelen desencadenar un hematoma subdural. Durante años, la mayoría de las muertes en el cuadrilátero se han producido por la misma causa: las sacudidas que sufre el cerebro (al que algunos han comparado con un flan dentro de una caja) en el interior del cráneo, que terminan por producir hemorragias. Diversos estudios médicos concluyen que hay individuos más susceptibles que otros a los accidentes cerebrovasculares secundarios a un traumatismo, en función de la elasticidad de las paredes de sus vasos sanguíneos. Es decir, no todos los boxeadores sufrirían la misma lesión como consecuencia de un golpe de igual potencia.
Entre los últimos estudios médicos relacionados con el boxeo, destaca un trabajo realizado por investigadores de Minneapolis, y publicado en el año 1998, en la revista Clinical Sports Medicine. Donde concluyen que el riesgo de lesiones cerebrales continuará siendo elevado entre los púgiles profesionales, mientras no se prohíban los golpes en la cabeza o se haga obligatorio el uso del casco protector. Estudios publicados en E.U. cifran en un 87% la proporción de boxeadores que padece algún grado de lesión cerebral a lo largo de su vida. Y consideran que es un precio muy alto para una actividad deportiva.
La Dra. Barbara Gaines, directora de prevención de traumas y lesiones del Hospital Pediátrico de Pittsburgh comenta que el boxeo tiene algunos beneficios, pero apuntó que los niños no tienen la misma capacidad de toma de decisiones que los adultos, y no pueden juzgar los riesgos en relación con los beneficios potenciales de la misma forma que un adulto. Ya que la meta fundamental del boxeo es hacerle daño al contrincante, ella cree que no es buena lección para ningún niño o adolescente.
Pero aquí viene una consideración; independientemente que en el boxeo la finalidad sea golpear tanto para el ataque y repeler los golpes como defensa, si se le enseña al niño/adolescente, que es un intercambio de golpes, de estrategia, de velocidad, de habilidad, de destreza, de disciplina; entonces haremos personas más centradas, más responsables de no lesionar al contrincante. Para eso están los entrenadores conocedores y formadores de hombres y conciencias. Así como en el maratón, existe un axioma de que de 10mil corredores sólo uno llegará a la meta en primer lugar; así en el boxeo sólo uno llegará a ser campeón mundial; pero si les enseñamos a nuestros niños/jóvenes, que la meta final quizá no sea ser campeón mundial de boxeo, sino campeón de la vida, entonces estaremos hablando de otra cosa.
Orden, disciplina, ejercicios, rutinas, tenacidad, carácter, dedicación, ejemplo todas son situaciones que pueden cambiar la vida un joven.